inicio
Miércoles, 16 de agosto 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Rutas 4x4 | Últimas Rutas publicadas | Guía Práctica | Visitas obligadas | Preparar para imprimir Enviar por correo

Visitas obligadas


Relacionados
Enlaces
Descargas
MULTIAVENTURA A BORDO DE UN HILUX. TIERRAS DEL DURATÓN

AGUILAFUENTE

En 1968 y a 2 km de Aguilafuente se descubrieron los restos de una villa romana del Bajo Imperio y de una necrópolis visigoda; se procedió a la excavación y ello permitió crear un museo en la población, concretamente en lo que fuera la iglesia románica de San Juan, en el que se recreó lo que era una villa romana, añadiendo además algunos de los mosaicos aparecidos en las excavaciones, incluido el de los caballos Tagvs (Tajo) y Evfrata (Eúfrates), y una zona dedicada a la necrópolis visigoda y a los rituales de enterramiento. En cuanto al museo del escultor Florentino Trapero, guarda los moldes de algunas de las obras realizadas para la catedral de Vitoria, la de Sigüenza, para los pasos de Murcia, además de esculturas, grabados, pinturas y relieves donados por la familia del artista, que nació en el lugar a finales del XIX.

FUENTIDUEÑA

Fuentidueña es una bella y olvidada localidad, a pesar de su historia, ya que llegó a ser sede de condado y cabecera de una de las Comunidades de Villa y Tierra segovianas, incluso perteneció a Don Álvaro de Luna, cuya impronta dejó en blasones y en los restos de su palacio. Hoy es un encantador lugar que se asienta en un cerro y que muestra en su parte superior varios sepulcros antropomorfos, lienzos de muralla y puertas, las tristes ruinas de la iglesia románica de San Martín, así como los restos de los palacios de los Condes de Montijo, algunos edificios nobles y otras iglesias en sus calles. A mitad de ladera se levanta lo que está considerado uno de los mejores templos románicos de la provincia, el de San Miguel. Cuenta Fuentidueña con un puente medieval y el ya citado convento franciscano.

PARQUE NATURAL HOCES DEL DURATÓN

El Parque Natural de las Hoces del Duratón fue creado en 1989; tiene una longitud de 27 kilómetros y una superficie de 5.037 hectáreas. Su territorio se extiende por los términos municipales de Sepúlveda, Sebúlcor, Carrascal del Río, Villar de Sobrepeña y Villaseca, siendo su eje el propio río Duratón, desde Sepúlveda hasta Burgomillodo. El parque protege el magnífico cañón que el río ha excavado sobre la roca caliza, alcanzando las paredes rocosas más de 100 metros de altura en algunos puntos. El cañón cuenta con una importante colonia de buitres leonados, con alimoches, águilas, halcones y un largo etc… Fue declarada Zona Zepa en 1990.
En el corazón del parque, sobre una pequeña península que se asoma a los magníficos cortados y meandros del Duratón se encuentra la ermita de San Frutos. Se llega a ella por una pista que sale de la localidad de Villaseca y que atraviesa un páramo, donde abunda la caliza y escasea la vegetación alta, si no es por alguna que otra sabina que salpica el terreno. Dicen que este erial llegó a ser un vergel cuando lo habitaba San Frutos, en el siglo VII, y que cuando apoyaba su cayado en las tierras, comenzaban a crecer árboles y flores, llegando a ser tan abundante la vegetación que el cereal nacía sin necesidad de ser sembrado. Los monjes de Silos se encargaron de levantar una iglesia románica en honor de San Frutos y en el siglo XI, a la que se añadió luego un convento benedictino, casi en ruinas desde 1836, que sigue siendo lugar de peregrinación cuando se celebra la romería del santo. Allí fueron enterrados San Frutos y sus hermanos también santos, Valentín y Engracia, asimismo eremitas, que se supone habitaron la llamada Cueva de los Siete Altares, cercana a Villar de Sobrepeña, sobre el Duratón; la cueva fue un eremitorio visigodo y conserva unas hornacinas excavadas en la roca que los estudiosos consideran altares.

SEPÚLVEDA

Sepúlveda es una de esas ciudades que afortunadamente han salvado el tiempo y nos han llegado con toda su carga histórica y su increíble belleza. Fue celta, romana, visigoda, mora y castellana, siendo el propio Fernán González el que consiguió conquistarla tras enfrentarse, en persona, al caudillo Abubad y vencerlo; fue y es cabeza de Comunidad de Villa y Tierra, y su fuero, concedido por Fernán González y confirmado por sus sucesores, fue ejemplo para otras ciudades peninsulares. El patrimonio de la ciudad es una auténtica joya, comenzando por sus iglesias románicas, la de la Virgen de la Peña, sobre la hoz del Duratón; San Salvador, con un bello pórtico; San Bartolomé; Santos Justo y Pastor, de origen románico pero muy reformado; Santiago, mozárabe en parte. Además conserva murallas y las puertas del Azogue o del Ecce Homo, de Duruelo, del Postiguillo, del Río y de la Fuerza, así como los restos del castillo de Fernán González, una Plaza Mayor porticada y muy bella, callejuelas desniveladas y estrechas y varios palacios.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Visitas obligadas"
Secciones
Rutas 4x4
Últimas Rutas publicadas
Rio Duero
Pueblos Abandonados
Rutas del Cid
Rutas de Dalí
Rutas de los Bandoleros
Rutas por Portugal
Multiaventura
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.