inicio
Miércoles, 20 de septiembre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

Tiguan 2.0 TDI+Motion


Relacionados
Enlaces
Descargas
VW Tiguan (393 Kb)
En el nombre del padre

Con la tecnología heredada de una gran marca, unas medidas exteriores que le sitúan entre un Golf y un Touareg, y un diseño muy atractivo, nace el Volkswagen Tiguán para convertirse en el primer todocamino de la firma alemana.

Texto: Manuel Andújar. Fotografía: Miguel Méndez

A pesar de su amplia y variada gama, en Volkswagen no tenían ningún representante en el difícil segmento de los todo camino compactos. Por eso, la llegada del Tiguan a primeros de año no solo va a aumentar la oferta del sector, sino que va a agitar, aun más, el avispero donde militan el X3, Freelander2, Rav-4, X-Trail, Santa Fe, Sorento, y el trío de los Citröen C-Crosser, "Mitsu" Outlander y Peugeot 4007. Todos ellos con prestaciones y soluciones muy similares, aunque con diferencias apreciables en la factura final de compra.

VOLKSWAGEN TIGUAN 2.0 tdi + motion
• Destacable: Comportamiento dinámico, polivalencia de uso, prestaciones, consumo ajustado.
• A mejorar: Rueda de emergencia, precio de las opciones.
Precio: 35.970 euros

"Baby" Touareg

No cabe duda que el aspecto exterior es bastante semejante al de un Touareg, aunque con una proporcionalidad más pequeña en todas sus cotas. Aun así, el diseño es menos agresivo en sus formas y en el concepto, por lo que
pasa mucho más desapercibido que su
hermano mayor.
En realidad, el Tiguán aparenta ser lo que es: un todo camino polivalente, pero con bastantes limitaciones para uso off road, porque no es un todo terreno, como se empeñan en decir algunos sectores de la prensa escrita. De hecho, no tiene reductora, ni ángulos apropiados de carrocería, ni especificaciones que avalen un uso intensivo fuera del asfalto. Es lo que es y punto, a pesar de que el fabricante ofrezca una versión "Country", a mitad de 2008, con un frontal diferente que mejora en 10º el ángulo
de ataque.
El interior nos muestra el sello de la marca con una innegable calidad en los materiales y ajustes de todos sus componentes. En realidad, el habitáculo nos resulta muy familiar ya que el salpicadero, el cuadro de instrumentos, los mandos y hasta los asientos, vienen de la gama Golf. Todo en el Tiguan está pensado para ofrecer la máxima funcionalidad y confort, gracias a los detalles prácticos, como las mesitas plegables de los asientos delanteros o los múltiples huecos y bandejas de las puertas y del cofre central. Las butacas posteriores, aparte de una configuración asimétrica de "60-40", ofrecen un desplazamiento longitudinal de hasta 16 cm. Por otro lado, el respaldo de la butaca del acompañante se puede abatir hacia delante, facilitando la carga de los objetos largos.

ESP: al salir del asfalto podemos desconectar el control de estabilidad a través de un conmutador que se ubica por delante del cambio.
Las plazas traseras ofrecen una configuración asimétrica de 60-40 y ofrecen un desplazamiento longitudinal de 16 cm.
Cambio: la caja de cambios automática Tiptronic de 6 velocidades ofrece un buen funcionamiento.

Aunque el tamaño del maletero resulta acertado para las proporciones del vehículo, no se puede decir que con 395 litros de capacidad sea exageradamente grande. Pero la cosa cambia cuando abatimos los asientos de la segunda fila, para dejar a la vista un impresionante espacio de carga con una superficie plana y muy aprovechable.
El equipamiento de seguridad ofrece un amplio abanico de elementos, acorde a lo que se espera de un vehículo de última generación, con 6 airbags, cinturones con pretensores, faros bi-xenon, freno de estacionamiento con sistema "Auto-Hold" y anclajes Isofix para dos sillas de niños en los asientos traseros.
La electrónica también hace acto de presencia con el ABS + EBD, control de estabilidad ESP y control de tracción ASR. En cuanto al material de confort y entretenimiento de esta versión + Motion, hay que citar, entre otras, un climatizador bizona, tapicería de cuero calefactable o un nuevo equipo de sonido y navegación con pantalla táctil, disco duro de 30 GB y lector de tarjetas SD. Opcionalmente se puede incluir una cámara para la visión trasera.

Corazón de León

Inicialmente, este nuevo Volkswagen se empieza a comercializar con dos únicas motorizaciones: una de gasolina, de 1,4 litros, con 150 CV y el diésel 2.0 TDI de nuestra unidad de pruebas.
A diferencia de otros modelos anteriores, el Tiguan estrena un nuevo propulsor que sustituye al anterior sistema con inyector-bomba, por otro de rail común Bosch, mucho más silencioso y menos áspero, que iguala las cifras de potencia y par, pero con menor consumo de combustible.
Las prestaciones son francamente buenas para tratarse de una mecánica de 140 CV, y comparadas con las de sus rivales del segmento, algunos con superior cifra de potencia, el Tiguan se muestra más rápido en aceleraciones y recuperaciones desde 80 a 120 km/h. De hecho, los 9,4 seg que obtuvimos en aceleración de 0 a 100 km/h, le sitúan en segundo lugar por detrás del BMW X3 2.0 diésel, que firma un mejor registro de 8,9 seg. A este brillante comportamiento hay que añadir el buen hacer de la caja de cambios automática Tiptronic, con función secuencial y 6 velocidades. En carretera alcanza una velocidad máxima de 182 km/h y lo más sorprendente es que tiene un tacto más parecido al de un Golf, que al de un vehículo cuya tara es de algo más de tonelada y media.
Las suspensiones se muestran muy confortables y efectivas a la vez, pues no se aprecia un excesivo balanceo de la carrocería en tramos virados. El guiado del tren delantero, con un sistema independiente McPherson, obedece al instante cualquier insinuación de su conductor con una precisión elogiable. Tanto en curvas prolongadas donde exista mucho apoyo, como en carreteras muy viradas, el nuevo modelo enamora por la facilidad y seguridad que transmite desde el primer instante.
Sobre pistas de tierra el comportamiento sigue siendo igual de bueno, con situaciones predecibles y fácilmente controlables, sin que se noten demasiado las inercias que la carrocería genera en curvas. Utiliza un sistema de tracción 4Motion, con embrague central Haldex y sus correspondientes ayudas electrónicas, que desconectamos para salir del asfalto.
Nos sorprendió gratamente el comportamiento de la suspensión, incluso en tramos bacheados, aunque cuando las ondulaciones eran mayores y nos empeñábamos en mantener un ritmo alto, era cuando aparecían algunos topes y rebotes de todo el conjunto. Por el contrario, no termina de convencernos el tacto del ABS en tierra, que se muestra demasiado "quisquilloso" y alarga demasiado las frenadas.
Como ya hemos comentado antes, el Tiguan está exento de reductora y sus ángulos no son precisamente buenos para el franqueo de obstáculos. Opcionalmente, se puede adquirir con un paquete off road que modifica la electrónica y cambia algunos parámetros del coche para adaptarlos a una conducción todo terreno. Con el interruptor conectado, se activa el control de descenso en pendientes, el bloqueo electrónico del diferencial se vuelve más rápido de funcionamiento y el ABS se muestra menos sensible y más eficaz. En general, se trata de una ayuda que mejora las prestaciones cuando nos salimos del asfalto.
Además de por su atractivo diseño, el Tiguan sorprende por su polivalencia de uso y por unas prestaciones que le dejan muy bien posicionado frente al resto de la competencia.

 

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.