inicio
Domingo, 20 de agosto 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

Subaru Boxer Diésel


Relacionados
Enlaces
Descargas
Nunca es tarde

Coincidiendo con la apertura del Salón de Francfort, el día 8 de Marzo, la marca japonesa estrena la primera motorización diésel de su historia en dos de sus modelos más emblemáticos, el Outback y el Legacy.

Por Manuel Andújar

Subaru es el típico ejemplo de marca que le cae bien a casi todo el mundo. Exclusiva, fiable, accesible y con ese plus de simpatía que se le otorga sólo por el hecho de estar muy vinculada con la competición. Pero para el gran público, había que corresponder con la deuda histórica de incluir una motorización diésel en algunos vehículos de la gama. De hecho, ha sido el último de todos los fabricantes japoneses en ofrecer una mecánica de gasóleo, aunque también ha sido el primero en mostrarlo con una configuración bóxer. Es decir, con los cilindros enfrentados horizontalmente.

Para la marca, este motor representa la gran esperanza de consolidarse y aumentar las ventas en el competido mercado europeo, con una previsión del 53% más que en el 2007.

Suave, potente y silencioso

Respondiendo a la tradición de una arquitectura de motores bóxer para toda la gama de gasolina y después de tres años de investigación y desarrollo, la firma japonesa ha querido desmarcarse con este nuevo propulsor de gasóleo que ofrece algunas ventajas frente al resto de la competencia.

Por su diseño, es especialmente compacto y deja el centro de gravedad en una posición más baja que los demás, lo que se traduce en un mejor comportamiento dinámico. El hecho de tener un cigueñal más corto le proporciona un menor peso y mayor disposicion para subir de vueltas, una vez que ha superado la zona baja del cuentarrevoluciones, en donde se muestra algo perezoso hasta que no entra el turbo. Es un motor con un nivel muy bajo de vibraciones, a pesar de que no dispone de ejes de equilibrado y acredita un consumo realmente bajo. A la espera de poder comprobarlo personalmente, tanto el Outback como el Legacy anuncian unas cifras en ciclo mixto que no sobrepasan los 6 litros y  que se colocan a la cabeza entre sus rivales de similar potencia.

Algo que no acabamos de comprender, es que estén equipados con una caja de cambios manual de 5 velocidades. De momento, no hay disponibilidad de una caja automática, pero sí que hubiera sido deseable una sexta marcha en su configuración manual para mejorar, todavía más, los niveles de ruido y consumo. Suponemos que esta es la asignatura pendiente en la siguiente evolución de estos dos modelos.

Por lo que respecta a los datos del propulsor que equipan ambos vehículos, diremos que se trata de un cuatro cilindros de inyección directa, turbo alimentado, con dos litros de cilindrada y cuatro válvulas por cilindro. También tiene doble árbol de levas para cada bancada de cilindros y doble cadena de distribución. La potencia es  de 150 CV a 3.600 r.p.m. y la cifra de par máximo se establece en 349,8 Nm a 1.800 r.p.m. Para reducir el ruido y las emisiones contaminantes, se ha optado por una relación de compresión bastante baja, de 16,3: 1.

La herencia del deporte

Centrándonos más en el Outback, diremos que el comportamiento mostrado en carreteras de montañas es excelente. Las reacciones de su paso por curva son muy nobles y predecibles, incluso en los apoyos más salvajes derivados de una conducción extrema. Se nota la herencia de todos estos años en el mundo de la competición. 

Frena bien, no balancea y el tacto de la dirección se compenetra perfectamente con el eficaz sistema de tracción total permanente, Symetrical AWD, con diferencial central de acoplamiento viscoso. En autopista, puede llegar a alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h con una facilidad y  un confort notable, dadas sus escasas vibraciones y baja rumorosidad. Por otro lado, el poder de recuperación en quinta es otra de las muchas virtudes de este nuevo propulsor.

Algo que ha perdido y que ha sido una seña de identidad en el Outback de gasolina, es esa "media reductora" que venía muy bien, sobre todo a los vehículos que arrastraban una caravana, para acortar los de-sarrollos de la transmisión y mantener el cuenta revoluciones en su zona óptima de funcionamiento. En este mo-delo, con algo más de predisposición que el Legacy para uso off road, hubiera sido especialmente útil mantenerlo.
En el aspecto estético, las diferencias del Outback Boxer Diésel con las versiones de gasolina vienen marcadas por esa toma abultada sobre el capó, que canaliza el aire para enfriar el intercooler situado  horizontalmente sobre la parte superior del motor.

El equipamiento del vehículo viene marcado por los tres niveles de terminación que existen. El más básico es el Classic y dispone, entre otras cosas, de climatizador en dos zonas, llantas de aleación de 17", parktronic, 8 airbags, asiento del conductor con regulación eléctrica, luces de xenón, radio Cd con cargador frontal, cruise control y las inestimables ayudas electrónicas de seguridad como el ABS+EBD, control de estabilidad VDC y control de tracción TCS.

La terminación Limited incluye, además, tapicería de piel y techo solar eléctrico, mientras que el Limited Plus incorpora navegador con cámara trasera, llave inteligente y pulsador de "Start - Stop".

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.