inicio
Domingo, 22 de octubre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Rutas 4x4 | Últimas Rutas publicadas | Preparar para imprimir Enviar por correo

Sepúlveda - Aranda de Duero. La Sierra de Pradales


Relacionados
Enlaces
Descargas
Entre el norte de la provincia de Segovia y el sur burgalés se extiende una poco conocida comarca por la que cruza la autovía A-1. En esta ocasión hemos definido un recorrido por el campo paralelo a esta carretera, entre las históricas localidades de Sepúlveda y Aranda de Duero. Por Francisco Díaz

Antes de iniciar el recorrido propuesto es inexcusable una visita a la bonita villa castellana de Sepúlveda. Encaramada en su risco sobre el espectacular valle del Duratón, esta localidad segoviana ha sabido mantener su legado histórico de una forma excepcional. Aquí conviene dejar el coche en alguno de los aparcamientos habilitados a las afueras -uno de ellos situado junto a la casilla 1 del rutómetro- y pasear sin prisas por sus estrechas calles, descubriendo casas blasonadas, iglesias románicas, escaleras de piedra y rincones con pleno sabor medieval.

El punto de inicio de este rutómetro lo hemos definido en la gasolinera situada al norte de la localidad. Tras pasar el cruce al nuevo túnel que atraviesa bajo la histórica villa en dirección Madrid/Burgos, continuamos hasta superar el cruce que se dirige hacia Urueñas, y poco después giramos a la izquierda para tomar un primer tramo de pista que arranca junto a la tapia de un taller. En esta subida encontramos algunas piedras que afloran, por lo que hemos de prestar atención para no golpear los bajos del coche, aunque a medida que ascendemos hacia el páramo el camino mejora. Avanzamos por esta misma vía durante varios kilómetros hasta que en la casilla 5 variamos de dirección, tomando una serie de pistas que discurren en dirección norte. En esta zona nos situamos ante una gran cantidad de caminos y roderas que pueden dar lugar a error. En cualquier caso debemos buscar la casilla 11 en la que salimos a una pista en excelente estado -ojo con la velocidad excesiva- por la que descendemos hasta la pequeña aldea de El Olmillo, donde reencontramos brevemente el asfalto, durante apenas 100 metros.

Inmediatamente tomamos un nuevo tramo de pista que sube junto al cauce de un pequeño arroyo en dirección oeste. A medida que avanzamos el camino se va haciendo de menor entidad, hasta convertirse en poco más que unas roderas que atraviesan un desolado páramo. En la casilla 17 termina el ascenso y giramos a la derecha, y en la siguiente casilla iniciamos una bajada que se puede complicar con barro, en una zona en la que afloran sorprendentes formaciones rocosas. Una vez descendemos la pista mejora paulatinamente hasta la población de Navares de Ayuso, que atravesamos por completo. Luego seguimos en dirección norte por un nuevo tramo de pista que pronto se interna en un ralo bosque de robles jóvenes. Debemos pasar un par de cancelas que evitan que se escape el ganado que pasta en esta zona; cancelas que, como siempre, cerramos tras nuestro paso. La última cancela ya se encuentra en una zona de prados en la que de-saparece el bosque. Continuamos hasta la pequeña localidad de Ciruelos, que llegó a quedar casi deshabitada, pero que hoy en día se ha recuperado gracias a su privilegiado entorno natural que ha conseguido que se rehabiliten muchas casas como viviendas de fin de semana.

Tras atravesar Ciruelos, llegamos a un cruce al final del pueblo en el que tomamos un nuevo tramo de pista en dirección oeste, en este caso en excelente estado, que bordea la zona más alta de la sierra de Pradales, coronada ahora por un buen número de aerogeneradores. En la casilla 35 salimos a una estrecha carretera -poco más que una pista asfaltada, aunque actualmente está en obras de mejora- por la que ascendemos durante un par de kilómetros. Un nuevo tramo de pista en bajada nos permite continuar bordeando las principales elevaciones de la sierra de Pradales, camino que finalmente nos conduce a Aldeanueva de la Serrezuela, muy pronto visible en el fondo del valle.

Aquí volvemos a tomar un pequeño tramo de asfalto, aunque no tardamos en seguir nuestro avance por una pista que se dirige recta como una flecha hacia el norte, en un principio a través de un bonito y frondoso bosque de robles, y luego entre cultivos de secano y algunos campos de vid, los primeros que vemos a lo largo de este recorrido. La pista continúa descendiendo para llevarnos rápidamente a las afueras de Fuentenebro, donde accedemos a la carretera para cruzar el río, con una fértil vega sembrada de huertas. A las afueras encontramos algunas antiguas bodegas, muestra de la tradición vitivinícola de esta localidad. Un último tramo de pista, a través de otro desolado páramo de tierra blanquecina, nos conduce hasta Torregalindo, cuyo castillo (sus restos) es visible desde algunos kilómetros antes. Tras descender hacia la vega del Riaza, en esta última población salimos al asfalto por donde continuamos hasta Aranda de Duero, punto final de este recorrido.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Últimas Rutas publicadas"
Secciones
Rutas 4x4
Últimas Rutas publicadas
Rio Duero
Pueblos Abandonados
Rutas del Cid
Rutas de Dalí
Rutas de los Bandoleros
Rutas por Portugal
Multiaventura
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.