inicio
Viernes, 22 de septiembre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

Ruta 4x4


Relacionados
Enlaces
Descargas
Tarazona - La Almunia de Doña Godina

Sierras del Moncayo y Nava Alta. Desde la histórica localidad de Tarazona, cortamos las estribaciones del Moncayo y la Sierra de Nava Alta, para finalizar en la rica vega del Jalón, dejando atrás la notable variedad de paisajes que nos ofrecen estas tierras zaragozanas.

Por Francisco Díaz

Histórica encrucijada de caminos entre Aragón, Castilla, La Rioja y Navarra, Tarazona es la población capital por excelencia del estilo mudéjar, y ofrece en el seno de su casco antiguo un interesante recorrido en el que vamos encontrando multitud de palacios, iglesias, monasterios y otros edificios históricos a través de un complejo y empinado entramado urbano con sus propias "casas colgantes" y toda una serie de sorpresas que bien merecen una pausada visita para la que hay que prever tiempo suficiente antes de comenzar el recorrido propuesto.

Tras el ineludible paseo por Tarazona, nos situamos en la salida de la ciudad hacia Zaragoza, en la carretera N-122, y concretamente en la gasolinera situada junto al hotel "Las Brujas de Bécker". Desde este punto partimos en dirección a Zaragoza, remontamos en principio por asfalto las estribaciones del puerto de Lanzas Agudas, e inmediatamente giramos a la derecha en dirección a Vera de Moncayo, para continuar ascendiendo hacia el Monasterio Cisterciense de Veruela, monumental conjunto amurallado que merece también la pena visitar. Fundado en el Siglo XII, el monasterio estuvo ocupado hasta la desamortización del XVIII, cuando quedó abandonado, aunque los vecinos de la comarca evitaron su total ruina. El conjunto muestra una curiosa pero bien armonizada mezcla de estilos que van desde el románico al barroco pasando por el gótico.

Pero la pista nos reclama, así que continuamos avanzando hacia la sierra, con la imponente silueta del Moncayo enfrente, y giramos hacia la localidad de trazado medieval de Alcalá de Moncayo, situada sobre una pequeña colina. Atravesamos el pueblo, donde otra vez merece la pena una breve visita a su encantador casco histórico, y en cuanto salimos de la localidad tomamos un primer tramo de pista que va serpenteando entre carrascas a través de las estribaciones de la Sierra del Moncayo. De ese modo alcanzamos la población de Talamantes, que se oculta arracimada en la ladera tras su castillo. No llegamos a entrar en ella, ya que salimos a la carretera que discurre paralela al Barranco de la Peñezuela, irregular curso fluvial que en la casilla 12 atravesamos, para tomar una pista que serpentea entre pequeños barrancos, montecillos y bosquetes de carrascas. En esta zona los caminos están señalizados en casi todos los cruces, algo que facilita notablemente el avance si tenemos en cuenta la proliferación de dichas alternativas en una tupida red. Seguimos por la pista principal y descendemos hacia un valle en el que comienzan a aparecer los primeros cultivos, hasta pasar junto a una cantera de pizarra. Luego nos dirigimos directamente a la localidad de Tabuenca, cuya torre pronto resulta visible en el horizonte.

La Sierra de Nava Alta

Tras atravesar el casco urbano de Tabuenca, a la salida del pueblo y continuando en dirección sureste, tomamos un nuevo y largo tramo de pista por el que nos internamos en la Sierra de Nava Alta, una comarca en la que vamos a asistir a un brusco cambio del paisaje, ahora mucho más seco y árido que en el tramo anterior, y formado en su mayor parte por cultivos de secano, aunque también encontramos numerosos campos de olivos, casi siempre acompañados de algunos cerezos y avellanos, prematuramente en flor.

Aquí también están señalizadas todas las pistas en un esfuerzo que debemos alabar. Nosotros optamos por la principal en casi todos los cruces, marcada como camino de Rodanas-Épila. Pasamos al lado de algunos caseríos y parideras -construcciones empleadas tradicionalmente para guardar el ganado bovino-, hasta que en la casilla 30 salimos a una anchísima pista principal. Nuestro recorrido continúa hacia la izquierda, pero si queremos podemos desviarnos girando a la derecha para visitar la ermita de Ntra. Sra. de Ródanas, situada en las estribaciones de la sierra.

Por esta pista y a través de un paisaje cada vez más seco, polvoriento y de aspecto semidesértico, llegamos a la carretera A-121, que atravesaremos para continuar en la misma dirección por una pista del mismo estilo, quizá aún un poco más ancha que la anterior. En la casilla 32 pasamos bajo la vía del AVE, y comienza el asfalto, pero inmediatamente tomamos un camino a la derecha que nos conduce hasta otro que discurre ahora entre frutales paralelo a la vía antigua Madrid-Zaragoza. A partir de aquí nos vamos a internar en la fértil vega del Jalón, asistiendo a otro espectacular cambio en el paisaje que cambia la aridez por la frondosidad de esta rica comarca. La mencionada vía férrea y el propio río nos sirven de hilo conductor para seguir por un camino paralelo en dirección suroeste, pasando por la población de Salillas de Calatorao para terminar finalmente en Ricla, desde donde un último tramo de asfalto nos conduce a la localidad de La Almunia de Doña Gomina, situada junto a la N-II, y punto final de este recorrido.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.