inicio
Jueves, 21 de septiembre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

Outback 2.0D Limited Plus


Relacionados
Enlaces
Descargas
Subaru Outback (309 Kb)
Muchos años de espera

Ya está, por fin, a la venta el nuevo Subaru Outback en su versión con motor turbodiesel, algo que muchos buenos aficionados al mundo del todocamino estaban esperando desde hace años. Una espera que a juzgar por el rendimiento de este propulsor ha merecido la pena.

Por Ángel López

En el pasado número de Auto Aventura nuestros lectores podían ver un contacto en el que les comentábamos las primeras impresiones con el nuevo Outback y su propulsor diésel, pero vamos un poco más allá para tratar de contarles muchas más cosas sobre ese primer diésel de cilindros opuestos que ofrece un muy buen funcionamiento en el Outback.
El nuevo Outback diésel ofrece una estética casi idéntica a las de sus hermanos de gama. Tan sólo una abultada toma de aire en el centro del capó, necesaria para enfriar el intercooler, nos demuestra que se trata de esta nueva e interesante versión. 

Aspecto exterior: Lo más llamativo del Subaru Outback Diésel, y lo que le diferencia del resto de la gama, es la incorporación de una toma de aire generosa en el centro del capó motor para facilitar el funcionamiento del intercooler.

En el interior tampoco hay demasiados cambios, con el puesto de conducción bastante bien pensado y en el que se combina la ergonomía de uso, imprescindible en un coche como este caracterizado por su utilidad, con un cierto grado de confort y hasta me permitiría decir, de elegancia. Porque este Outback es un todocamino amplio y de aspecto elegante.
Lo que sí se ve desde el momento en que entramos en el coche, es que tiene un cambio manual de cinco marchas, lo que nos demuestra, junto con el marcado del cuentavueltas, que estamos ante el diésel.

Pero ya toca ponerlo en marcha y es entonces cuando llega la sorpresa. Incluso cuando está en frío, el propulsor se muestra poco ruidoso y su nivel de vibración también es bastante limitado. Algo que es casi inherente con el esquema de motor de cilindros opuestos y que se agradece mucho.
El motor ofrece una muy buena elasticidad que hace olvidar, o al menos deja en un segundo plano, los motores de gasolina disponibles hasta la fecha y que se mantienen a la venta.
Lo primero que llama la atención del nuevo propulsor es la escasa rumorosidad que ofrece en marcha. Tan sólo en el momento del arranque en frío sube algo más, pero en cualquier caso se sitúa por debajo de la media en los propulsores diésel convencionales. Y también muy satisfactorio es el nivel de vibraciones.
Por lo que se refiere a su funcionamiento, es una delicia. Sube de vueltas con bastante alegría cuando llega al umbral de las 1.700 vueltas. Con ello, su utilización es muy agradable al hacer poco necesario el cambio de marchas.

De hecho, y a pesar de que sólo tiene un cambio de cinco marchas, resulta muy agradable y cómodo de conducir, haciendo poco necesario su manejo. Eso sí, con una sexta marcha se podría contar con unas relaciones algo más cortas y con una sexta un poco más larga que permitiría reducir consumo y ruido cuando se circula por una buena autopista.
El motor es un dos litros que proporciona 150 CV de potencia máxima, y lo que es mucho más importante, un par motor de 350 Nm desde sólo 1.800 vueltas. Con ello de verdad que resulta una delicia su funcionamiento y demuestra que la espera de todos estos años ha merecido la pena.
Sin duda lo mejor del nuevo Outback es que combina una muy buena utilización por carretera normal con unas posibilidades en el campo más que razonables. Vamos, un perfecto todocamino en el más estricto sentido de la palabra. Pero vayamos primero con la carretera, sin duda su terreno ideal. El nuevo Outback diésel permite rodar deprisa en zonas viradas gracias a su buen sistema de tracción y a los balanceos de carrocería muy limitados pese a su tamaño y su peso elevado. En este terreno la buena elasticidad de su propulsor le hace un coche bastante eficaz y su centro de gravedad muy bajo le da un equilibrio casi perfecto.

Ya centrándonos en un uso fuera del asfalto, diremos que es donde más se aprecia el cambio del motor. Si los gasolina, tanto de cuatro como de seis cilindros, obligaban a una utilización en la parte alta del cuentavueltas para lograr una cierta vivacidad, con el nuevo esa misma alegría de marcha y ese empuje se consigue por debajo de las 2.000 vueltas.
Con ello el vehículo es más fácil de manejar, más cómodo y permite atreverse a superar algunos obstáculos algo más complicados. En cualquier caso, y pese a las mejores posibilidades del Outback diésel respecto a los de gasolina, no conviene olvidar que nos encontramos ante un vehículo todocamino de los ligeros, un coche no pensado para un uso fuera de carretera exagerado y en el que sólo está prevista una utilización por buenas pistas y con cuidado.
SUBARU OUTBACK 2.0D LIMITED PLUS

Destacable: Motor muy eficaz, comportamiento brillante, consumos ajustados, precio.

A mejorar: Ausencia de cambio manual de seis marchas, ausencia de reductora como el Forester.

Precio: 35.300 Euros

Los consumos, lógicamente merecen un apartado especial.
Hagamos una pequeña comparación: mientras que el Outback gasolina 2.5 tiene un consumo mixto homologado de 8,9 litros que suben hasta los 9,8 en el 3.0, en el caso de la nueva versión diésel esta cifra se reduce hasta 5,8 litros en un vehículo que alcanza una velocidad máxima similar.
Este nuevo Subaru combina buenas prestaciones, un comportamiento intachable en carretera y en pistas con unos consumos muy, pero que muy aquilitados para un vehículo que pesa más de 1.500 kg, lo que le hace merecedor de los mejores elogios.

La posibilidad de una utilización campera no tiene por qué estar reñida con el confort y el buen equipamiento, y este Outback es un buen ejemplo de ello. La lista de los elementos que incorpora de serie es muy completa desde la versión básica, denominada Classic. Desde elementos de seguridad, como los ocho airbag (dos frontales, dos laterales y cuatro de cortinilla) hasta sistemas de ayuda a la conducción como el control de tracción y el de estabilidad (bajo la denominación VDC) todos ellos de serie en toda la gama. También son de serie en toda la gama los asientos eléctricos o los faros de Xenon.

Por encima del Classic encontramos el Limited, que tiene techo solar y tapicería de cuero, mientras que el Limited Plus, el que hemos probado en esta ocasión, tiene además navegador y el sistema de arranque sin llave.

En cuanto al precio, y una vez analizado su equipamiento, creo que es muy bueno. 30.300 euros por un coche amplio, confortable, seguro y muy bien equipado que ofrece un más que interesante motor turbodiesel de 150 CV y un sistema de tracción de lo más eficaz y seguro del mercado, creo que es un precio como para que se empiece a hablar mucho de Subaru en España. Y cuando llegue el Forester con el motor diésel se hablará mucho más aún.

A modo de resumen yo diría que es un coche casi perfecto, en el que se combina un habitáculo amplio con un buen equipamiento y un precio bastante ajustado. Con un comportamiento en carretera y en pistas magnífico. Tan sólo tengo que ponerle un pero que ya se comentó en la toma de contacto, su cambio de marchas. Cuando todos sus principales rivales tienen manuales de seis marchas, el Outback sólo tiene uno de cinco marchas y ni siquiera ofrece la posibilidad de uno automático, tan de moda en los tiempos que corren.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.