inicio
Miércoles, 18 de octubre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

Mazda CX-7


Relacionados
Enlaces
Descargas
Mazda CX-7 (225 Kb)
A partir de Agosto

Con un precio de 37.000 euros, llegará el nuevo Mazda CX-7 a los concesionarios de nuestro país. Inicialmente, y hasta que dentro de un año llegue la motorización diésel, sólo se comercializará con un motor de gasolina 2.3 MPI, con 260 CV y caja manual de 6 velocidades.

Por Manuel Andújar


El Mazda CX-7 fue desarrollado partiendo de la base del MX-Crossport, que se presentó como un "concept car" en el salón de Detroit del 2005. En Estados Unidos se empezó a vender en la primavera del año pasado y seis meses más tarde se introdujo en el mercado japonés. La inminente llegada de este nuevo S.U.V., fabricado en Hiroshima (Japón), se hace con especificaciones propias para el mercado europeo, aunque sin perder un ápice de su atractivo emocional, como lo demuestra su línea deportiva con acentuado perfil aerodinámico.

El diseño del Mazda CX-7 ofrece un inconfundible aire familiar, especialmente en su atractivo frontal, dentro de una línea que favorece la aerodinámica.

Espíritu deportivo

Efectivamente, el nuevo CX-7 destaca, sobre todo, por una afilada línea aerodinámica que incluso supera la de algunos afamados deportivos, gracias a los 66º de inclinación que mantiene el parabrisas delantero. Pero además de esto, lo que realmente llama la atención son sus bien proporcionadas formas y su acertado tamaño, con 4,67 m de longitud y 1,64 m de altura.

El diseño de la parte delantera está marcado por los mismos rasgos hereditarios del resto de la familia Mazda, con una minúscula parrilla frontal y unos abultados pasos de rueda donde se alojan unas bonitas llantas de aleación de 18 pulgadas. La parte posterior también acierta con su diseño e incorpora algunos elementos de corte deportivo, como el spoiler del techo, los faros redondos de "leds," o la doble salida del escape. Hay que señalar algunos buenos detalles, como la protección de los estribos laterales por un guarnecido que los mantiene siempre limpios, o las boquillas de los limpiaparabrisas delanteros, discretamente integrados en el capó.

El habitáculo interior presenta un magnífico aspecto en los acabados y ajustes. Las plazas delanteras son muy amplias y a su alcance aparece una completa dotación de elementos, tanto de seguridad, como de confort o entretenimiento. Entre lo más destacado de su equipamiento de serie, hay que citar la tapicería de cuero en los asientos, con todo tipo de reglajes eléctricos, climatizador, faros de xenón, techo solar eléctrico y un buen surtido de air bags frontales, laterales y de cortina. El nuevo CX-7 incluye un magnífico equipo de audio firmado por Bose, con 9 altavoces, cargador de CD,s y Mp3. Por lo que respecta a las ayudas electrónicas a la conducción, se contempla el ABS, EBD, además del control de tracción TCS y el de estabilidad DSC. Sin embargo y de forma incomprensible, no hay un reglaje de profundidad en el volante para la lograr una posición perfecta que se adapte a todas las tallas.

El formidable motor es el 4 cilindros turboalimentado, con inyección directa de gasolina, 2.3 litros de cilindrada, 260 CV y 380 Nm de par, que ya montan las versiones MPS del Mazda 3 y Mazda 6.

El volumen del maletero es de 455 litros y se amplía hasta los 1.650 litros, abatiendo los respaldos traseros (asimétricos al 60%-40%) por medio de unos tiradores que hay en el espacio de carga. Este sistema, bautizado "Karakuri" por los diseñadores de Mazda, permite la conversión de esta parte del vehículo, sin tener que abrir las puertas traseras. Como detalle práctico, dispone de una alfombra reversible de goma o moqueta que oculta el compartimiento de las herramientas y la rueda de repuesto, que es del tipo "galleta".

Corazón de león

El protagonismo de la parte mecánica lo asume un formidable motor de 4 cilindros turboalimentado, con inyección directa de gasolina y 2.3 litros de cilindrada. Concretamente, se trata del mismo propulsor de 260 CV y 380 Nm de par que montan las versiones MPS del Mazda 3 y Mazda 6.

Las prestaciones de este 2.3 DISI turbo (Digital Injection Spark Ignition) están en consonancia con el buen hacer del resto del vehículo, logrando una velocidad máxima en autopista de 210 km/h. Por otro lado, los 8 segundos que tarda en acelerar de 0 a 100 km/h le sitúan entre los mejores de su categoría en este apartado, gracias, en parte, a su contenido peso de 1695 kg y a la buena aerodinámica que ya comentamos.

La suspensión independiente, con un McPherson en la parte delantera y sistema multibrazo para el tren posterior, obtiene resultados satisfactorios en el difícil compromiso que existe entre un tarado deportivo y eficaz, aunque cómodo para sus ocupantes. En autopista es un auténtico colchón rodante y en carreteras de montaña muestra una efectividad elogiable, sin demasiados balanceos de la carrocería en curvas.
Por el momento, el Mazda CX-7 sólo estará disponible con una caja de cambios manual de 6 velocidades y es muy posible que para el año próximo y coincidiendo con la llegada de la mecánica diésel, se pueda ofrecer también con un cambio automático.

Sistema de transmisión inteligente: como un tracción delantera en condiciones normales y reparto de hasta un 50% a cada eje en terrenos resbaladizos.

El sistema de transmisión inteligente es un tracción total, con reparto activo de par en función de la adherencia. Es decir, que en condiciones normales de la carretera actúa como si de un tracción delantera se tratase, pudiendo variar en terrenos resbaladizos, hasta un reparto del 50% a cada eje. Hay que decir que durante nuestra toma de contacto con el CX-7, no tuvimos la oportunidad de comprobar sus prestaciones fuera del asfalto, por lo que tendremos que esperar a realizar nuestro ensayo a fondo para comprobar sus aptitudes en el off road. De todas formas, que nadie espere milagros porque lo mismo que la mayoría de sus rivales, sigue siendo un todocamino al uso, sin reductora y con unos discretos ángulos de carrocería y altura libre.

En líneas generales, podemos decir que este Mazda CX-7 nos ha sorprendido muy favorablemente en la calidad de sus componentes y en la efectividad dinámica, aparte de su acertado diseño. Y si a esto le añadimos que la factura de compra cuesta en torno a un 54% menos que un Volkswagen Touareg V6 3.6 FSI, o un BMW X3 3.0 si , tenemos ante nosotros un caballo ganador. Incluso para los que no les guste apostar.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.