inicio
Miércoles, 18 de octubre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Viajes de Aventura | Aventura 4x4 | + Información | Preparar para imprimir Enviar por correo

Lo que precisas saber


LISBOA - DAKAR. LISBOA EN ISUZU D-MAX. UNA RUTA ATLÁNTICA

Dos décadas en la Europa sin fronteras han hecho que casi nos olvidemos de una realidad que prevalece fuera de ella: las formalidades fronterizas y el sin fin de aspectos burocráticos que es preciso superar para viajar por países como los que atravesamos al ir desde Lisboa hasta Dakar. Nuestra experiencia les ayudará a planificar su expedición.

Formalidades y burocracia

o hace mucho tiempo pasar de Ayamonte a Vila Real de Santo significaba ir al extranjero: antes de tomar el ferry que atravesaba el Guadiana era preciso rellenar un formulario de salida, justificar el motivo del viaje, declarar el dinero que llevábamos, y naturalmente, enseñar los documentos de identificación personal y del vehículo. Llegados a la otra orilla había que repetir todo el proceso. Sólo a finales de los 70 se simplificaron un poco las cosas, y hace 20 años, con la entrada en la Unión Europea, pasamos a beneficiarnos de la libre circulación, que con el acuerdo de Shengen (más reciente) se extendió a gran parte de los países europeos. Pero las engorrosas formalidades y la burocracia en las fronteras todavía son una realidad en innumerables países. Por eso quien desee emprender una expedición a través de Marruecos, Mauritania y Senegal, al pasar por sus respectivas fronteras deberá prever que cada una de ellas tiene sus procedimientos y exigencias. Por ejemplo, para circular en cualquiera de esos tres países es obligatorio que el coche esté cubierto por un seguro a terceros, y que en España puede resultar complicado obtener una extensión del seguro para unos destinos que se consideran de alto riesgo. Tal vez nuestra reciente experiencia pueda ayudarles a cuidar todos estos detalles.

Formalidades para entrar en Marruecos

Quien nunca ha ido a Marruecos probablemente habrá escuchado mil historias sobre el paso por sus fronteras que hablan de corrupción. Nosotros mismos podemos dar fe de situaciones, tiempo atrás, que encajaban en este retrato. Pero la realidad actual se halla felizmente lejos de un cuadro tan negro, y el proceso es más simple de lo que aparenta.
Para entrar en Marruecos el pasaporte debe tener validez por un periodo mínimo de seis meses a partir de la fecha de entrada. Si se lleva un vehículo se requiere su documentación original, la del seguro que los marroquíes designan como "carta verde" y el registro de propiedad. En el caso de que el coche no sea propio, en el consulado del país de origen se debe sellar una declaración en francés autorizando la utilización del vehículo en Marruecos. Para ser validada tal declaración debe estar firmada por el auténtico propietario, y es preferible disponer de una autorización específica para cada país.
Los barcos que atraviesan el Mediterráneo hacia Tánger llevan a bordo un funcionario fronterizo marroquí cuya misión es adelantar el proceso de entrada en este país distribuyendo a bordo el formulario de acceso. Así, al desembarcar, basta con completar la autorización de entrada para el vehículo. En el impreso, aparte de los datos personales del propietario o del conductor, figura el código que le fue atribuido al entrar en Marruecos, que a partir de ese momento identifica al visitante cada vez que accede al país y que se mantiene válido hasta que caduque el pasaporte.
Después de firmar este impreso debe entregarlo junto con el pasaporte del conductor y los documentos del vehículo, incluyendo la autorización de préstamo autentificada si es necesario. A partir de ahí el proceso queda en manos del funcionario, que tras las verificaciones oportunas completa el impreso y sella las diferentes copias, devolviendo la copia de la hoja blanca. Cuidado con ella, no la pierda, guárdela junto con los documentos del coche, pues junto a ellos ha de presentarla en la frontera de salida o cuando le sea requerida por las autoridades.
Un aviso: al aproximarse a la oficina se puede ver abordado por personas que le reclaman con aires de autoridad los documentos y se aprestan a rellenar los formularios. En realidad se trata de meros "escriturarios" que viven de esto y que solicitan por tales servicios un pago que es innecesario. Lo mejor es rechazarlos, si es posible con simpatía -no se gana nada siendo hostil- y recurrir a los auténticos funcionarios de aduana, que están debidamente identificados como tales y no se ofrecen a rellenar impresos a cambio de dinero.
En el sur de Marruecos, la frontera con Mauritania está bastante menos frecuentada. De hecho, el puesto fronterizo sólo funciona de las 9:00 horas hasta las 18:00, por lo cual es importante alcanzarlo con un poco de tiempo, antes de las 17:00. Los pasos a dar son semejantes a los ya expuestos: se comienza por rellenar el formulario de salida y sellar el pasaporte, después se da salida al vehículo con los funcionarios de aduana, que tienen que entregar la copia de "declaración de admisión temporal de medios de transporte" recibida a la entrada del país. Todo este proceso se demora apenas diez minutos (excepto a la hora de la apertura, cuando se acumulan todas las personas y vehículos que fueron llegando durante la noche), y cuando concluyen estos trámites se recibe un documento de salida que se debe entregar en el control militar que se encuentra inmediatamente después de pasar las puertas de la frontera y antes de avanzar un par de kilómetros por "tierra de nadie" hasta el puesto fronterizo de Mauritania. A lo largo de este espacio vacío hay que seguir la pista principal y no parar, ignorando con cualquier indicación en otro sentido.

El acceso a Mauritania

Para visitar la República islámica de Mauritania es necesario un visado que se puede obtener en su embajada, situada en la Calle Velázquez, 90 - 3º  (28006 Madrid), tel.: 91.575.70.06-07 - fax : 91.435.95.31, o en el Consulado en Las Palmas de Gran Canaria, calle Italia, nº 8, 35006. Tel.: 23.45.00 y fax 29.31.66. También puede solicitarse por correo. Un permiso válido para un mes y una entrada cuestan 35 euros, pero si se quiere ir hasta Senegal hay que pedir un permiso para dos entradas (45 euros) ó para varias entradas (65 euros),  pagando en efectivo. Antes de viajar al país en la embajada aconsejan haber suscrito un seguro médico que incluya evacuación aérea.
La única frontera entre Marruecos y Mauritania que está abierta a la circulación se sitúa en la franja atlántica del Sahara occidental, unos 400 km al sur de Dakhla, y a 64 km de Nouâdhibou, que son, respectivamente, la última y la primera ciudad que encontramos en estos países. El puesto mauritano (sobre una ligera elevación del terreno) está disperso en algunas casetas; en la primera está instalado el puesto de control militar, donde se muestra el pasaporte, cuyos datos son copiados en el libro de registro de entrada. En la segunda los funcionarios fronterizos repiten la operación, verifican la validez de los documentos y ponen el sello de entrada. Es necesario pagar una tasa de 5 euros por persona. En la tercera caseta, una cabaña de madera tosca, está la aduana propiamente dicha: allí se verifican los documentos del coche y se rellena un impreso para el ingreso temporal del vehículo y otro con la declaración de divisas -es aconsejable viajar con efectivo-, donde se ha de señalar el dinero que se estima gastar durante la estancia. Se deben guardar las copias de estos documentos para entregarlas al abandonar el país. En la aduana mauritana se paga una tasa de 10 euros por cada coche. A la salida del país estos procedimientos y tasas se repiten. Al entrar en la frontera de mauritania es habitual verse abordado por gente que propone alojamiento en Nouâdhibou, servicios de guía, para hacer seguros de automóvil, cambiar dinero, etc. En ocasiones, la insistencia se torna intimidatoria, pero la ayuda sobra, pues los procedimientos son simples. Además, no se debe confundir a estos individuos con los funcionarios de las fronteras, militares uniformados, aunque tampoco hacen ascos a gratificaciones…
Considerando la posibilidad de una visita a Senegal, la frontera más obvia es la de Rosso, 204 km al sur de la capital mauritana, Nouakchott. Este paso, todavía aconsejable, implica atravesar el río Senegal en una barcaza que sólo parte cuando está llena y que mueve una inmensidad de gente y coches en la frontera, ralentizando las formalidades. La alternativa es tomar en Rosso el camino de tierra que acompaña al río Senegal en dirección al mar, hasta la frontera de Diama (a unos 100 km) instalada en una presa. Para atravesar la presa se paga peaje en ambos lados. En el mauritano piden 5 euros por coche y en el senegalés 4.000 CFA, equivalentes a 6,3 euros.

Atención a las restricciones en Senegal

Desde 2003 en Senegal está en vigor una ley que no permite la entrada en el país de vehículos con más de cinco años de antigüedad con la que se intenta dificultar la importación ilegal de vehículos usados. La restricción se puede “esquivar” presentando en la frontera un carné A.T.A (que se puede solicitar en el R.A.C.E) o un carné de paso. Por otro lado, en la frontera de Diama -que recomendamos- los funcionarios parecen poder distinguir entre delincuentes y turistas aventureros. Sea como fuere, la mejor solución es indicar siempre que el destino final es Gambia, pues en ese caso el coche sólo estará en Senegal en tránsito y la ley no se aplicará del mismo modo. Si ni siquiera así se consigue la autorización de entrada, el último recurso siempre afecta al bolsillo. Aparte de esta cuestión los procedimientos fronterizos, en general, son simples. En el caso de utilizar la frontera de Diama, después de atravesar la presa hay que dirigirse al puesto de control de pasaportes, instalado en una caseta al lado derecho. Los ciudadanos españoles no necesitan visado para entrar en Senegal, pero tienen que rellenar un formulario de entrada y pagar una tasa por valor de 5 euros. Después de sellar el pasaporte hay que registrar la entrada del vehículo en la aduana, instalada en la casa del lado izquierdo, siendo necesario mostrar los documentos y pagar también una tasa de 5 euros. A la salida de este país no se pagan otras tasas, solamente el peaje de la presa.

Comparte este contenido en:

Buscar en "+ Información"
Secciones
Aventura 4x4
Vuelta al mundo
Outback Experience
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.