inicio
Domingo, 20 de agosto 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Vehiculos Retro | Preparar para imprimir Enviar por correo

Fiat 600 Savio Jungla. El 600 más campero.


Relacionados
Enlaces
Descargas
Retro (389 Kb)
La firma Savio es de uno de los carroceros más antiguos de Italia, y fue fundada en 1919 por los hermanos Antonio y Giuseppe Savio.

Muy pronto comenzaron a producir carrocerías para distintos fabricantes, especialmente para Fiat, ya que recordemos que en esta época la gran mayoría de fabricantes de automóviles solamente producían el chasis con sus correspondientes componentes mecánicos, dejando la vestimenta de los autos a distintos especialistas. Así, los hermanos Savio, instalados en Turín, capital de la industria italiana del automóvil, carrozaron vehículos, no sólo para Fiat, sino para casi todas las firmas italianas de la época: Itala, OM, Lancia, Alfa Romeo, Isotta Fraschini, etc... Entre sus realizaciones se encontraban desde modelos deportivos hasta rancheras o ambulancias. Tras la muerte de los dos hermanos fundadores, la colaboración con Fiat se intensificó aún más a partir de finales de la década de los 50.

Después de dos prototipos que no llegaron a la serie, pero que se basaban en el mismo concepto, en el Salón del Automóvil de Turín de 1965 se presentó el nuevo Savio 600 D Jungla. Sobre la mecánica del Fiat 600 -con motor de 767 c.c., el mismo que en el SEAT 600 español en sus versiones D y E- se instaló una carrocería de tipo "torpedo" con unas líneas simplificadas al máximo, que recuerdan a otros vehículos de tipo campero de la época. La mecánica se mantenía en la parte trasera, al igual que el modelo del que derivaba, y por tanto la parte delantera se reducía al mínimo, albergando tan sólo el depósito de combustible y careciendo prácticamente de voladizo delantero. En el interior encontramos también la simplicidad llevada al extremo. Un solitario reloj, heredado en este caso del Fiat 500, alberga el velocímetro, mientras que no cuenta ni siquiera con reloj para el nivel de combustible, y dispone tan sólo de un simple chivato rojo que se enciende cuando el combustible llega a la reserva. Además, carece de puertas, y la ingeniosa capota puede plegarse por completo o quedar situada como un toldo sobre el vehículo.

Los técnicos de Savio instalaron las ruedas procedentes del Fiat 1100, en medida de 14 pulgadas, al objeto de aumentar la altura libre al suelo, que en este Jungla alcanza los 21,5 cm, aunque la unidad probada equipa unas de 13 pulgadas, más pequeñas que las originales. Mecánicamente no cuenta con diferencias reseñables con respecto al  entrañable y archiconocido 600. La tracción es trasera, los frenos de tambor en las cuatro ruedas, y el cambio de cuatro velocidades con la primera sin sincronizar.

Con este bagaje técnico y su reducido peso de apenas 600 kg en vacío el Jungla se desenvuelve honorablemente por todo tipo de caminos que no estén demasiado rotos, aunque en caso de encontrar barro u otros terrenos blandos será necesario jugar con las inercias, ya que la ausencia de neumáticos especializados y de tracción total limita mucho sus aptitudes. Aunque eminentemente recreacional, el Jungla también interesó a algunos estamentos públicos, siendo utilizado en los últimos 60 y primeros 70 por los Carabinieri y la Guardia Forestal italiana, equipándose algunas unidades con reductora. Curiosamente tras el cese en la producción del FIAT 600 en Italia en 1970 las últimas unidades del Jungla -que alcanzó una producción de 2.300 vehículos- fueron carrozados sobre chasis de SEAT 600 llegados desde España. Más tarde Savio -empresa que sigue hoy en día en activo-  produjo nuevas variantes sobre el Fiat 126.
Modelo prácticamente inédito en nuestro país, la unidad que hemos tenido la oportunidad de probar llegó a las Islas Baleares de manos de un turista italiano, y tras quedar abandonada durante muchos años fue recuperada y totalmente restaurada en una compleja labor hasta lucir su impresionante aspecto actual por su orgulloso propietario, Ramón Monsonet, un gran aficionado a los clásicos.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Vehiculos Retro"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.