inicio
Viernes, 20 de octubre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Viajes de Aventura | Vuelta al mundo | Preparar para imprimir Enviar por correo

Etapa 53: Argentina. En ruta hacia Tierra de Fuego


Relacionados
Enlaces
Descargas
Vuelta al mundo (534 Kb)
Dejamos el archipiélago de Chiloé en Chile, cruzamos la frontera Argentina y nos lanzamos en un largo descenso hacia el sur a través de la Patagonia. Textos: Megan Unmee Son. Fotos: Laurent Granier y Philippe Lansac

Dejamos la isla de Chiloé, llegamos a Puerto Montt y luego a Osorno antes de encarar el este, hacia la Cordillera, para entrar en Argentina por el paso Cardenal Samoré. En la ruta trasnfronte- ra, a la altura de Entre Lagos, los carteles indican la obligación de contratar un seguro a terceros para entrar en Argentina con un vehículo extranjero. Nuestro seguro chileno nos cubre, efectivamente, sólo en el territorio chileno, y nos preguntamos si no nos detendrán en la aduana argentina en periodo de plena crisis.

Pero como sucede en muchos países, la primera reacción de los empleados chilenos es: " Nosotros sólo aseguramos los vehículos nacionales... " En lugar de pasar horas hablando en las oficinas de la sede de Santiago, y viendo que el tiempo pasa y teniendo en cuenta que preferimos evitar pasar la noche entre los dos puestos fronterizos, decidimos tentar al diablo...

La ruta sinuosa se eleva progresivamente hacia las montañas, al ritmo de decenas de pequeñas curvas. Pasamos rápidamente la frontera chilena en Pajaritos, y ascendemos hasta la cima antes de descender en pendiente suave hacia Argentina. A nuestra llegada al puesto fronterizo argentino, una fila india de vario kilómetros nos espera... Estamos en pleno verano y los turistas chilenos, aprovechando la tasa de cambio y la diferencia del coste de la vida entre uno y otro país, llegan en masa a Argentina.

Casi cuatro horas más tarde, salimos finalmente de ese embrollo administrativo y llegamos a Villa La Angostura. Argentina nos recibe con un atardecer espectacular, la cordillera se refleja en los ojos rojos del lago Nahuel Huapi...

Villa La Angostura es un agradable pequeño resort al borde del lago, con hermosas casas en madera de pino. Es la puerta de entrada al Parque Nacional Los Arrayanes, que se extiende en la Península de Quetrihué. Podemos encontrar fácilmente desde el centro del pueblo el Centro de ski Cerro Bayo, que funciona de junio a septiembre.

La capital de la Región de los Lagos

La famosa ciudad de Bariloche nos recibe en medio de una flota incesante de turistas de todas nacionalidades que vienen a descansar, a caminar por los numerosos caminos de paseo o a comprar chocolate (la ciudad es indiscutiblemente la capital del chocolate de Argentina!) La ciudad, que en sí misma no tiene un interés extraordinario, sí que posee unas magníficasvistas del lago Nahuel Huapi...

Desde Bariloche, pasamos por la estación de ski Cerro Otto y continuamos hacia el Llao Llao antes de seguir hacia El Bolsón. En la ruta, descubrimos algunos de los impresionantes paisajes de la región. Los más impactantes son, sin duda, los de las pequeñas casas perdidas en medio de los bosques de pinos, como si fueran pequeños nidos confortables al borde del lago que nos recuerdan los Alpes franceses o suizos.

Olvidando el Cerro Catedral (2.388 m) a nuestra derecha, continuamos hacia el sur por la famosa ruta 40. Por momentos nos gustaría pedir prestadas las rutas del último país, en dirección a los Andes o hacia el interior. Breve parada en El Bolsón, meca indiscutible de los que estaban de vuelta en los años sesenta y setenta, y primera ciudad de Argentina declarada " zona no nuclear " y " municipalidad ecológica ".

Objetivo: Sur


Continuamos por la RN40 hacia Esquel, pequeña y tranquila ciudad fundada a principios del siglo 20, en una zona que se ha vuelto comercial en la región de Chubut. Aquí se sitúa la última estación del famoso tren a vapor: "La Trochita", que hoy no llega más que a El Maitén tras 402 kilómetros y 646 curvas en horquilla.

A unas decenas de kilómetros hacia el sur, descubrimos la villa histórica de Trevelin -cuyo nombre proviene de la asociación de palabras galesas tre (pueblo) y velin (molino)- que es el único lugar de Chubut que se conserva como verdaderamente galés. Los visitantes rinden admiración a las pequeñas aldeas mientras continúan hacia El Parque Nacional Los Alerces, unido al pueblo por un camino que trepa suavemente hacia el parque, y conocido por sus cipreses gigantes (Los Alerces), que pueden alcanzar los 60m de altura y 4m de diámetro, y por sus magníficos lagos.

Continuamos nuestro descenso por la Ruta 40 hasta Facundo por los paisajes desolados y llanos de la patagonia... Aquí y allá, las pequeñas estancias van amenizando el paso de los kilómetros. Este desierto tiene una belleza salvaje y envolvente y nada detiene la mirada sobre los centenares de kilómetros hasta las afueras de Comodoro Rivadavia, donde los campos de petróleo transforman rápidamente el paisaje en un complejo industrial poco afable...

La RN3 nos lleva más al sur por una ruta asfaltada desvencijada donde se cruzan los semiremolques a gas. Decidimos pasar la noche en Tres Cerros: enorme error... En esta pequeña aldea no hay más que un motel miserable atendido por una mujer tan “ventripotente” como desagradable, que nos abre una fea y olorosa habitación detrás de la cocina. No menos desastrosos que el conjunto son los baños.
Conectan el grupo electrógeno hasta las 3 de la mañana, así que nuestra noche será corta...

Seguimos la ruta costera y pasamos por el Puerto San Julián. Cuenta la leyenda que cuando Magallanes desembarcó con sus hombres en este lugar en 1520, fueron recibidos por los indios Tehuelches, y se encontró deslumbrado por la estatura y el tamaño de los pies (de las “patas”) excepcionalmente largas de los nativos. Poe eso Magallanes habría nombrado a los indios "Patagones".


Otra teoría sería que Magallanes habría utilizado el nombre de un monstruo legendario, "Patagón", para nombrar a los indios de la región. De todos modos, no podemos contar demasiadas cosas del paso por San Julián, excepto que hay una reconstrucción en miniatura del barco de Magallanes al final de la avenida principal...

A continuación nos disponemos a avanzar por la Patagonia hacia Río Gallegos, antes de doblar hacia el oeste hacia la joyita de la región, el glaciar Perito Moreno. Pero esa es ya otra historia que os contaremos el próximo mes...

Comparte este contenido en:

Buscar en "Vuelta al mundo"
Secciones
Aventura 4x4
Vuelta al mundo
Outback Experience
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.