inicio
Domingo, 20 de agosto 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

Duelo a tres bandas


Relacionados
Enlaces
Descargas
Comparativa

MITSUBISHI L200 2.5 DI-D vs NISSAN NAVARA 2.5 dCi vs TOYOTA HILUX 3.0 D4-D

Bajo su apariencia de inofensivas camionetas, estos pick up de última generación pueden ridiculizar en rendimiento y prestaciones a más de un SUV que se jacta de su rapidez y dinamismo. Con potencias que se sitúan en torno a los 170 CV y ricos equipamientos son, junto al D-Max de Isuzu, los modelos que actualmente marcan la pauta en el segmento.

Texto: Ramón Ortiz. Fotos: Miguel Méndez

El incremento de matriculaciones de pick up en los últimos años ha sido espectacular. La evolución de este segmento ha sido vertiginosa y en pocos años, hemos pasado de contar con auténticas camionetas, lentas de movimientos y austeras de equipamientos, a disponer de una extensa oferta con potentes motorizaciones y buenos listados de equipamiento. Dos de estos tres modelos estuvieron el pasado año entre los veinte más vendidos del mercado (ver nº 240, diciembre 2007).

Son los de última generación, los más potentes y refinados de la oferta actual del segmento. Han sido concebidos para aquellos compradores que se plantean la compra de un pick up porque admiran su estética sin renunciar a elevadas prestaciones y porque lo desean, sobre todo, para su tiempo de ocio. Como es habitual, hemos realizado esta comparativa sobre las versiones con mayor demanda, de doble cabina, sin duda las más polivalentes de sus respectivas gamas. A nivel de imagen, los tres juegan la carta de atraer al público por el atractivo look de estos modelos. Su agresividad y peculiar imagen es uno de los argumentos de mayor fuerza a la hora de decantarse por este tipo de 4x4. Dicho esto, resulta evidente que Mitsubishi ha logrado un producto diferente y muy atractivo en sus líneas, que gozan de un mayor atrevimiento, con algunos trazos que llaman la atención y que en sus rivales no pasan de la más absoluta discreción. Este mayor atractivo logrado por los diseñadores de la firma de los tres diamantes tiene continuación en el interior del habitáculo, donde apreciamos una consola central de mayor atractivo visual, combinación de diversos colores, etc, sin que ello perjudique a la modularidad de la posición de conducción o al confort de los pasajeros. Los mejores accesos y espacio de las plazas traseras corresponden al Hilux, aunque es bien sabido que estas banquetas posteriores no destacan en ningún pick up.

Toyota y Nissan son los de mayor longitud con sus 5,25 y 5,22 m respectivamente, conformándose el Mitsubishi con 5,07 m. Las cajas, siempre un aspecto importante, arrojan una longitud total de 1,52 y 1,51 m respectivamente para Toyota y Nissan, mientras el L200 se queda en 1,32 m, desventaja que en ocasiones puede resultar decisivos para ubicar objetos de envergadura. Las mejores cotas de anchura son para el Nissan con 1,56 m, 5 cm más que el Hilux y 11 cm más que el L200, que vuelve a ser el menos agraciado. Otro dato de interés es la carga útil máxima permitida, con mucha igualdad para Mitsubishi y Toyota (970 y 980 kg) y menores posibilidades para el Navara LE, que se conforma con 767 kg.
En materia de equipamiento, Nissan marca la pauta con la terminación LE del Navara. Incluye climatizador automático, cruise-control, ordenador de viaje, luces y limpiaparabrisas de activación automática, lavafaros, etc. Las opciones permiten disponer de un modelo de lujo, con airbags laterales, navegador, sistema audio Premium, techo solar, etc. Además, el modelo 2008 incorpora un sistema de ayuda al arranque en pendientes y los de caja automática, un control de descenso, unidos a pequeños retoques estéticos y mejoras de equipamiento. En su acabado Intense Plus, el Mitsubishi dispone también de una buena dotación, siendo el único en ofrecer controles electrónicos de tracción y estabilidad (ASTC). En su equipamiento tampoco falta el climatizador, detalles cromados interiores, volante regulable en altura, etc. En el caso del Hilux de Toyota, el equipamiento no está a la misma altura que en sus rivales, pero la versión VXL mantiene un nivel interesante, destacando la tapicería de cuero, airbags de conductor y acompañante, ABS con EBD, estriberas, etc.

Mecánicas de nivel

Junto al Isuzu D-Max, que con sus 163 CV sería el cuarto en discordia, estos pick up se han convertido en vehículos perfectamente capacitados para realizar largos desplazamientos con la misma rapidez que nos pueda ofrecer cualquier 4x4 del segmento medio. El secreto está en las motorizaciones diésel, capítulo en el cual Toyota no se ha andado por las ramas y ha recurrido al propulsor de tres litros de cilindrada, con 171 CV de potencia máxima. Mitsubishi y Nissan apuestan por mecánicas de menor cubicaje, 2,5 litros, pero obtienen cifras de potencia de 167 y 171 CV respectivamente. En entrega de par máximo, la ventaja es para el Navara, que supera los 400 Nm a 2.000 rpm, aunque nos gustan más los 343 Nm del Hilux, ya que están disponibles desde 1.400 rpm, proporcionando un confort de conducción y una capacidad recuperadora superior a sus rivales.
En la práctica, el Navara hace valer el comentado par máximo para ofrecer un rendimiento superior, logrando una excelente aceleración de 0 a 100 km/h de 10,7 segundos, mientras sus oponentes quedan ambos a más de un segundo. El L200 puede alardear de contar con la mayor velocidad máxima, con 180 km/h, frente a los 174 km/h del Nissan y los 170 del Hilux. Los consumos no van a ser un argumento decisivo en la elección, ya que las medias homologadas arrojan cifras parejas. Durante nuestro ensayo, efectuado en autovías, carreteras viradas y un elevado porcentaje de conducción off-road en Masía Pelarda, las medias reales obtenidas fueron de 10,3 litros a los 100 km en el Hilux, 10,8 litros/100 km para el L200 y 11,7 litros a los 100 km en el caso del Nissan. No queremos olvidar un dato tan de moda como son las emisiones CO2. En el Nissan son de 272 g/km, muy por encima de los 228 y 219 g/km de los propulsores de Mitsubishi y Toyota.

Elevado dinamismo

El Navara se sitúa como toda una referencia de comportamiento sobre cualquier tipo de firme y trazado y solo el L200 puede plantear cierta batalla. El Nissan guarda el mejor compromiso entre los ejes delantero independiente y rígido trasero con ballestas, ofreciendo las reacciones más progresivas al conducir sobre trazados sinuosos. No obstante, es justo remarcar que Mitsubishi ha logrado también un excelente tacto de conducción, aunque al límite muestra antes ligeras pérdidas de motricidad en los giros más cerrados y mayores oscilaciones de carrocería. En cambio, su dirección es la más precisa. El Toyota es un vehículo moderno y eficaz, pero apuesta decididamente por ofrecer confort de marcha a sus ocupantes, en detrimento de mayores cualidades dinámicas que, realmente, pocos conductores buscan en este segmento de vehículos. Es muy refinado en su rodar, silencioso y, por supuesto, confortable como el que más.
A la hora de abandonar el asfalto, de nuevo el Nissan marca la pauta a sus rivales, gracias a su afinado chasis, que proporciona un excelente equilibrio. Pero una vez más, el L200 se erige como un rival muy duro y de conducción más sencilla, pues se beneficia de la seguridad añadida que ofrecen los controles electrónicos de estabilidad y tracción ASTC, presentes en la terminación Intense Plus, la más completa de la gama, que sustituyen al bloqueo de diferencial trasero que equipa al resto de modelos L200.
A pesar de sus dimensiones, son auténticos 4x4, modelos perfectamente capacitados para practicar el franqueo de obstáculos. En muchas ocasiones, son los ángulos característicos los que marcan los límites, favoreciendo, en este caso, las mejores cotas del Toyota tanto a la hora de atacar los obstáculos como en el momento de salir de ellos. Si añadimos, además,  el opcional bloqueo de diferencial de accionamiento manual, estamos ante un vehículo de enormes posibilidades. La mejor altura libre es para el Navara, con 23 cm, y en los tres casos las reductoras ofrecen unos desarrollos cortos y propicios para escalar por rampas de gran inclinación.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.