inicio
Viernes, 20 de octubre 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

A por todas


Relacionados
Enlaces
Descargas
Ford Kuga (352 Kb)
Nuevo Ford Kuga

Ford ha tardado en entrar en este mercado, pero cuando por fin lo ha hecho ha conseguido
hacer un todocamino de dimensiones compactas con grandes virtudes. Y aunque entre ellas estaca su buen comportamiento en carretera, es muy posible que lo que más atraiga al público sea la novedad de una línea musculada y muy poderosa, que sin duda va a suponer una revolución en el mundo de los crossover.

Por Jesus Estalayo

Con al llegada al mercado del Ford Kuga tenemos ante no-sotros un nuevo episodio del implacable avance de los todocamino compactos. Un segmento que ya hace años creó Toyota con el primer RAV4, y que desde entonces ha evolucionado mucho.

En los últimos meses la apuesta se ha ido reforzando con la entrada de los llamados fabricantes generalistas. Opel hizo sus pinitos con el Antara, Nissan puso en el mercado el magnífico Qashqai, después llegaron Peugeot y Citroën con los 4007 y C-Crosser, y a continuación fue Seat la que se soltó el pelo con un Freetrack derivado del monovolumen Altea. El último que había aterrizado en el segmento era el Volkswagen Tiguan, al que ahora le ha salido un fuerte competidor con este modelo de Ford. 

Aspecto exterior: aunque de la poderosa línea del Kuga tengamos la tentación de deducir buenas capacidades off road, lo cierto es que su hábitat natural será el asfalto.

El Kuga supone una apuesta muy interesante, con precedentes -como hemos señalado- exitosos en otras marcas. El hecho de combinar ciertas posibilidades de uso fuera del asfalto con un comportamiento en carretera similar al de un buen turismo, y muy especialmente, el logro de un diseño realmente atractivo, musculado y agresivo, con pronunciados pasos de rueda y reconocible desde cualquiera de sus ángulos, parece garantía de un buen recorrido comercial. De hecho, en algún momento nos evoca detalles de otras líneas a las que, sin embargo supera hasta el punto de dejarlas un poco anticuadas, y a juzgar por nuestra primera toma de contacto en la zona de Jerez de la Frontera, y por los giros de cabeza provocados en ruta -algunos habrán degenerado en tortícolis-, el Kuga puede convertirse en una nueva referencia dentro de los vehículos todocamino. Remontándonos un poco en el tiempo, diremos que el Kuga parte de la base del Iosis-X, un concept muy futurista pero cuya idea -a diferencia de lo que habitual en otros modelos- no se ha perdido por el camino en el coche que ahora hemos podido conducir.

Entre los recién llegados este Ford es el que ofrece un aire más campero. Y aunque se le pueden aproximar el modelo de Nissan y la versión más off road del Tiguan, sus líneas no son tan contundentes. El frontal del Kuga es potente en su conjunto, tiene fuerza y resulta muy llamativo gracias a su protección metalizada en la parte inferior y a la forma prominente del capó, que se eleva sobre la cintura del vehículo en forma de doble línea ascendente que recorre el lateral hasta su parte trasera. También en esa parte trasera encontramos la terminación metalizada y los bajos protegidos que le dan un aire interesante y robusto.

Su funcionamiento en carretera es realmente agradable y apenas se nota que se trata de un coche más alto y más pesado que un Focus. Es más, si concluimos que tal comportamiento en asfalto, incluso rodando a buen ritmo con él, recuerda mucho precisamente al del Focus -que, por otra parte, destaca entre los vehículos compactos-, concluiremos, asimismo, que los técnicos de Ford, conscientes de que los modernos vehículos todocamino pocas veces pisan algo que no sea la negra cinta, han logrado uno de sus principales objetivos.

La oferta del nuevo Kuga incluye versiones de dos y de cuatro ruedas motrices -algo que, por ejemplo, al Qashqai, le ha dado excelentes resultados-, pero la de tracción simple no llegará a nuestro mercado hasta el trimestre que cierra el año. De hecho, pese a ofrecer estas posibilidades de 2WD y 4WD, la gama, al menos por el momento, es muy limitada, independientemente de que su acogida comercial pueda ser bastante buena. Mientras otros fabricantes disponen de distintos propulsores gasolina y diésel, Ford, en este modelo se va a centrar inicialmente en el turbodiésel de 136 CV, de buen rendimiento, con unos consumos ajustados (aunque, por supuesto, en este caso más altos que los del Focus, que también lo monta).

En principio no habrá versiones del Kuga tan potentes como las de algunos de sus rivales, que hablan de más motores y más caballos. Tal es el caso de Renault, que está a punto de presentar el Koleos, para el que va a ofrecer motores turbodiésel de 150 y 175 CV además de un gasolina con 170 CV.

Vayamos con su sistema de tracción, que es muy sencillo y que le integra a la perfección en el segmento todocamino. Tan sólo lleva un sistema de embrague Haldex que le permite transmitir parte de la potencia al eje posterior.
 

El portón de doble apertura, que se integra en una parte trasera que no desentona, resulta especialmente práctico para un uso diario y permite acceder cómodamente a un maletero de buen tamaño.

En condiciones normales el vehículo funciona como tracción delantera y conecta la posterior cuando se hace necesario por una pérdida de tracción. Los técnicos de la marca aseguran, sin embargo, que de hecho nunca pierde totalmente dicha tracción trasera, y que siempre está presente aunque su porcentaje sea testimonial. En cuanto al conductor, no puede hacer nada para activar un bloqueo o algo similar. De hecho es el propio sistema el que puede llegar a bloquear las cuatro ruedas cuando determina que es preciso. La presencia de numerosas y evolucionadas ayudas electrónicas a la conducción, entre las cuales están el control de estabilidad, presente en todas las versiones y que supone un plus de seguridad innegable para un modelo de estas características, y el TSA -que ayuda a corregir la trayectoria cuando se lleva remolque-, tampoco determina que el nuevo Kuga incorpore otros elementos de ayuda a la conducción de enfoque algo más campero, como el arranque en pendiente y sobre todo, el control de descenso. Los ángulos todoterreno son aceptables para un vehículo de estas características; un poco justos los 21º en el de ataque y mejores los 25º en el de salida. No tenemos una cifra concreta para la altura libre, aunque la referencia es que supera en 8 cm a la del CMax.

En cuanto al habitáculo, resulta bastante agradable y el acceso a los mandos es bastante sencillo e intuitivo, aunque de partida sorprende un poco la situación del botón de arranque entre las salidas de aire del salpicadero. La calidad de los materiales no defrauda, y la primera impresión, incluso al tacto, es realmente buena. La lista de equipamiento incluye para el acabado más simple, el Tred, elementos como el control de velocidad, el arranque por botón FordPower, ESP, antinieblas delanteros y traseros, ordenador de a bordo, el portón trasero con apertura divisible, que en el día a día puede resultar muy práctico, y los retrovisores exteriores electromagnéticos. La versión más alta de gama, la Titanium, incorpora además, como añadidos más destacables, las llantas de aleación de 17", los asientos de cuero parcial, el climatizador bizona, el encendido automático de faros y los limpiaparabrisas automáticos. Pero lo que realmente destaca es la larga lista de opcionales, entre los que citaremos la radio 6CDE MP3, el navegador, los asientos con ajuste eléctrico, el enchufe 220V 150W, el sensor de distancia de aparcamiento trasero, el techo panorámico y las llantas de aleación de 18". Un "pero" a solucionar es el que se deriva, no ya de la ausencia de rueda de repuesto -a la que sustituye un kit de inflado-, sino del hecho de que ni siquiera incorpore de serie la rueda "de galleta", que se debe adquirir como opción por 50 euros.

Los precios del Kuga oscilan entre los 25.500 euros de la versión básica Trend con tracción delantera y los 31.215 euros del más caro, el Titanium con tracción a las cuatro ruedas. La gama -ya lo comentamos antes- es muy corta, y sólo hay otra versión intermedia, la Trend con tracción 4x4 cuyo precio es de 28.850 euros. Todos ellos con el motor 2.0 Tdi de 136 CV con el cambio manual de seis marchas.

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.