inicio
Miércoles, 23 de agosto 2017
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Viajes de Aventura | Outback Experience | Preparar para imprimir Enviar por correo

1. ¿QUIÉN NOS LO IBA A DECIR? OUTBACK EXPERIENCE 2007


Relacionados
Enlaces
Descargas
Mi pregunta concentra tanto la satisfacción de cruzar el planeta para seguir una competición tan especial gracias a ARB, de la mano de su distribuidor en España, Promyges, como la desolación que sentimos en el momento en que, todavía con la miel en los labios, vimos cómo esta auténtica referencia dentro del todo terreno extremo que se celebra en la cuna de la modalidad, Australia, se suspendía debido a las lluvias sin darnos apenas tiempo de contemplar tan impresionante espectáculo. Por Virginia Pastor

Cuando el miércoles 16 de mayo llegamos a Broken Hill, tras diez días recorriendo el Outback australiano, la prueba cumplía su cuarta jornada y las reiteradas y copiosas lluvias ya habían comenzado a causar estragos. Aún así, pudimos disfrutar en Poolamacca viendo cómo las máquinas infernales subían paredes prácticamente verticales casi sin la ayuda del winch, ¡IMPRESIONANTE!.

Esa misma noche siguió lloviendo y durante la cena nos informaron de que hasta la mañana siguiente no se sabría si sería posible continuar o no con la prueba.

Para desgracia de todos, prensa, organización, público y participantes, en la mañana del jueves, bajo una lluvia torrencial, los peores pronósticos se confirmaron y la prueba tuvo que ser definitivamente cancelada. Así las cosas, la organización, con la ayuda de las autoridades locales, puso en marcha un dispositivo que permitió que los cientos de personas que se habían dispersado por los alrededores de Broken Hill llegaran hasta la ciudad de manera segura. En Broken Hill llovió como no lo había hecho en quince años, en una zona habitualmente árida proliferaron cantidad de arroyos cuyo espectacular crecimiento arrastró una gran cantidad de barro. Los desplazamientos entre las distintas zonas de competición se cerraron, y aun así nadie perdió el buen humor. Y es que esta gente de mentalidad positiva ya había comenzado a pensar en el 10ª Aniversario de la prueba a celebrar el próximo año.

El resultado final, según el reglamento suplementario, lo determinó la puntuación obtenida y el número de zonas realizadas a lo largo de las etapas. Algunos competidores habían completado hasta once zonas, mientras otros, debido a las averías, sólo habían conseguido concluir tres o cuatro. Este año se habían definido dos categorías entre los participantes: la Challenge Class y la Trophy Class, esta última para los vehículos con menos modificaciones.

La lluvia y las inundaciones no impidieron que por primera vez en los nueve años de historia del acontecimiento, un equipo de ultramar, el Tailandés formado por Somthob y Banto Phuchsowansakul, fueran los ganadores al ocupar la primera posición el día en que se suspendió la prueba. Los asiáticos devolvían, de algún modo, la moneda a los equipos locales y respondían como alumnos aventajados a su dominio en este tipo de pruebas. No en vano, en los últimos años la presencia de un equipo australiano en la Rainforest (en Malaisia), ha venido siendo sinónimo de triunfo o de actuación muy destacada.
Como anécdota, señalaremos que el equipo local de Broken Hill, que competía en la clase Trophy con el coche nº 16, finalizó en una magnífica undécima posición de la general, demostrando lo que se puede conseguir con un presupuesto ajustado.

Outback 4x4 Challenge, una joven leyenda

Fue en 1999, en las afueras de Broken Hill en Nueva Gales del Sur, cuando se oyó por primera vez el rugido de los motores. Desde entonces la fama de la dureza de esta prueba ha ido en aumento hasta convertirla en una referencia entre las más duras del mundo.
Si para muchos el encanto del Outback australiano es la serenidad y la inmensidad, es el lado más desconocido y amenazador de este territorio del interior el que atrae a los participantes. Hablamos de un auténtico desafío entre hombre, máquina y medio hostil, que en el mundo del todo terreno genera una aureola de admiración en torno a aquellos equipos capaces de superarlo.
Desde entonces el evento ha crecido en importancia, y en su novena edición fueron ya más de 100 competidores los que acudieron para poner a prueba sus impresionantes criaturas mecánicas enfrentándolas a 19 etapas especiales. Toda una garantía de espectáculo y acción sin igual.

La diferencia entre éste y otros acontecimientos de 4wd que se celebran en Australia es que la duración de la ARB Warm Outback 4x4 Challenge hace de ella una verdadera prueba de resistencia y habilidad para todos los equipos, y que hay una profusa participación internacional procedente de Malaisia, Francia, Inglaterra, Escocia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Alaska y Suráfrica.
Lo fundamental de la prueba es, lógicamente, la conducción, el rescate de vehículos y la navegación, pero también se ponen a prueba otras habilidades de los participantes como sus conocimientos de mecánica, de primeros auxilios o de supervivencia. Cada equipo debe ser autosuficiente durante toda la prueba y llevar agua y alimentos que les permitan sobrevivir en estas llanuras donde las temperaturas pueden superar los 40°C o las lluvias puede inundar los campos en pocos minutos.

Además de poseer un vehículo preparado y en perfectas condiciones para asumir la dureza de la prueba, el equipo debe ser muy experimentado, de modo que la complicidad entre piloto y copiloto quede reflejada en momentos de máxima dificultad. Por ejemplo; en una de las etapas especiales que se desarrolla en Nundooka, los equipos deben encontrar 10 puntos de GPS dentro de un área de 28.000 acres (11.300 Ha). Es como buscar una aguja en un pajar.
En definitiva, que nadie piense que se puede acudir al Outback a pasar el rato. La edad media de los participantes es 39 años, y la adaptación de los vehículos a las condiciones especiales y extremas del país australiano se hace tirando de ingenio y de no pocos dólares.

Aunque parezca mentira, muchos de los todoterreno que acuden se utilizan, además, como coches familiares, ya que las modificaciones que incorporan aunque no necesarias, sí que son importantes y valiosas para transitar por el interior del país debido a las características del terreno y a la presencia imprevista de animales, especialmente los típicos canguros.
Para participar, además de pagar la inscripción, que cuesta 3.300 dólares australianos (unos 2.000 euros) por coche y equipo, se debe estar inscrito en la CCDA (Cross Country Driver Association) que establece las normas de la prueba y otras suplementarias como:

- Neumáticos max 37.5 x 13.5
- Bloqueos de diferencial.
- Bacas portaequipajes.
- Suspensión modificadas
- Barras protectoras y jaula.
- Casco y arnés obligatorio.
- El motor puede estar modificado o cambiado y el chasis puede estar modificado y levantado.

Todos estos cambios no deben comprometer la seguridad y el buen estado del los vehículos.
Paul y Sharyn Vanderhorst, un auténtico equipo formado por marido y mujer, son los “padres” de la prueba. Paul ya tuvo su período de aprendizaje llevando adelante eventos como la Malasyan Rainforest Challenge en 1998 ó la Victoria Alpine 4x4 Challengen en 2004. En cuanto a Sharyn, es destacable su pasada vinculación a la edición de la revista 4x4 Australia.
El Outback Challenge supone también un desa-fío para la organización, ya que además de no descuidar a las más de cien personas entre colaboradores, comisarios y prensa que participan en el acontecimiento, debe ocuparse de la cobertura de comunicaciones, reparaciones, etc.

La región de Broken Hill se beneficia de los ingresos que aporta la prueba. Se calcula un consumo de más de 110.000 litros de combustible y alrededor de 1 millón de cervezas durante la estancia.
Además este acontecimiento cuenta con el apoyo y patrocinio de los mejores fabricantes de accesorios para el 4x4, como ARB de Australia (compresores, bloqueos, amortiguadores....), WARM fabricante del winch, y neumáticos PRO COMP, entre otros.

En resumen, el ARB Warm Outback 4x4 Challenge año tras año gana renombre con la promesa a los mejores conductores del mundo del disfrute de "Una semana en el infierno escarpado".
Los aficionados también pueden seguir la prueba como si de unas vacaciones se tratara junto con la organización, que ofrece 8 días de acción, emoción y conducción en barro, arena y rocas en la extensa inmensidad del Outback. Esta posibilidad permite acampar en determinadas propiedades privadas sólo abiertas para la ocasión, o en el campamento base para espectadores, donde es posible alojarse en cabinas y disponer de baños y duchas. La compañía de guías locales que conocen perfectamente la región también facilita las cosas, y otra circunstancia que resulta muy estimulante es la posibilidad de conversar con los participantes debido a su cercanía. Los espectadores han formado parte de la prueba desde 2001 y para facilitar el seguimiento de la misma, debido a lo extenso del terreno, han ideado una nueva estructura: unos equipos se encaminan hacia el sureste, a las zonas de barro y arena de Viewmont y Denian, y otros dos equipos al Noroeste de Broken Hill, a las zonas de roca de Nundooka y Poolamacca. Después rotan y así el público puede disfrutar de la competición en distintos escenarios. Finalmente los "supervivientes" se agrupan para competir juntos en la última etapa antes de regresar a Broken Hill, lugar donde se inicia y finaliza la carrera. Ofrecen la modalidad de una semana por 330 $ (unos 200 euros) media semana (155$= 90 €) o pase diario (50$=30 euros).
Los truenos siguen rugiendo. Los organizadores del evento, concentrados en la seguridad y la comodidad de todos los participantes, dan por suspendida la prueba definitivamente. Nosotros nos despedimos alejándonos bajo una lluvia impresionante. Las calles se han convertido en ríos y las caras de algunos son un triste reflejo de la tormenta, ya que es una oportunidad perdida que no sabemos si algún día volveremos a tener.

Equipos de protección ARB, Defensas delanteras

Los vehículos 4x4 son cada vez más populares en todo el mundo. Tras adquirir un vehículo de estas características nos encontramos una amplia oferta de accesorios adicionales que mejoran tanto sus prestaciones como su estética. Uno de los accesorios más llamativos y controvertidos son las defensas delanteras.
En muchos países la instalación de estos sistemas de protección se está regulando de manera cada más restrictiva como es el caso de España y la nueva directiva 2005/66 CEE. En otros como Australia es, sin embargo, el accesorio más demandado, no sólo por permitir la instalación otros complementos como luces adicionales, antenas de radio y winch, sino por su principal función que es la de disminuir los daños tanto del vehículo como de sus ocupantes en caso de choque con animales u otros objetos. Aunque su fabricación también está sometida al cumplimiento de las reglas australianas de diseño ADRs, ARB, principal fabricante y cuya factoría se encuentra precisamente en Australia, tiene la seguridad de que no existe ningún otro medio de protección a impactos de una calidad superior a los que ellos fabrican ya que empezaron a diseñarse pensando en soportar las condiciones más duras y extremas del outback australiano, donde es habitual atropellar animales de gran tamaño o tener que conducir rodeado de maleza, arbustos, rocas, u otros imprevistos. En la actualidad, y sin desatender las necesidades de protección integral tanto del vehículo como de sus ocupantes, estos parachoques son compatibles con el funcionamiento de los airbag, no aumentan el ruido ni el consumo del vehículo y presentan un diseño estilizado e innovador. Usando las últimas tecnologías y bajo las más estrictas medidas de control de calidad, ARB pone en el mercado un producto diseñado para soportar una fuerza máxima en tres direcciones diferentes: impacto frontal, lateral y el tirón en el uso del winch, con una amplia gama para satisfacer todas las necesidades.

Deluxe bull bars
Es el producto más vendido, un parachoques con defensa integrada que combina la posibilidad de instalar winch u otros accesorios adicionales al frontal, según las necesidades o el modelo de vehículo y con un atractivo acabado.
Sahara bull bars
Las barras ARB Sáhara son los sistemas de protección técnicamente más avanzados e innovadores. Tienen un diseño moderno y estético en forma de U que garantiza una óptima resistencia sin comprometer el ángulo de acercamiento, además de permitir también la instalación de otros accesorios.
Winch bumpers
Tiene el mismo diseño y estructura que la Sahara pero omitiendo la barra central en U
Comercial bull bars
Esta gama fue creada para los clientes que requieren una seguridad estructural integral sin renunciar a la calidad de los productos de protección ARB, pero si dispuestos a renunciar en parte a la estética. Es un equipo funcional y con un precio inferior.
Nudge bars
Esta barra está pensada para la amplia gama de SUVs que hay en mercado. Protegen el radiador y la parrilla sin sustituir al parachoques. De acuerdo con el carácter versátil de estos vehículos, esta barra funcional, por elegancia, es además de una protección añadida una manera más de personalizar el vehículo. También permite instalar faros adicionales y antena.

En España se pueden encontrar los productos ARB en Promyges 4x4 accesorios. Madrid.
www.promyges.com
www.arb.com.au

Comparte este contenido en:

Buscar en "Outback Experience"
Secciones
Aventura 4x4
Vuelta al mundo
Outback Experience
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
Política de cookies
2008 - Todos los derechos reservados.