inicio
Domingo, 23 de noviembre 2014
Entrar a tu zona privada
Lo olvidé Recordarme
Portada Secciones Ecológicos Edición Digital Clubes y Actividades Mercado de ocasión Tienda 4x4 Galería de fotos Vídeos
Estas En: Secciones | Noticias | Preparar para imprimir Enviar por correo

NUEVO ISUZU D-MAX


Fiel compañero

Isuzu no dudó en aceptar el reto y poner a prueba al nuevo D-Max. Y no se trataba de una prueba cualquiera, sino de trazar una ruta de seguimiento del rally más duro del mundo, como es el Dakar. Dos unidades de este pick up fueron nuestras fieles compañeras para realizar el recorrido.

Puede sonar a tópico, pero el nuevo D-Max es un vehículo infinitamente superior en todos los aspectos a su antecesor. Y no lo decimos gratuitamente, ni siquiera después de una primera y breve toma de contacto. Lo afirmamos después de realizar con dos unidades un recorrido muy similar al de los participantes del Dakar. Un recorrido duro, durísimo, capaz de poner a prueba a las mejores mecánicas del planeta.
A pesar de ser una unidad de "preserie", podemos afirmar que el nuevo Isuzu D-Max ha pasado la prueba con una calificación de excelente. La ausencia de incidencias mecánicas ha sido la mejor de las noticias. Tan solo reseñar que el cable del sensor que informa al conductor sobre la presión del turbo se soltó de su emplazamiento, pero el problema se solucionó rápidamente con un poco de cinta americana y ya no volvió a reproducirse. Por lo demás, las intervenciones sobre el vehículo se han reducido en una limpieza diaria del filtro de aire, ya que el recorrido transcurría en su mayoría por pistas muy polvorientas. Asimismo, gran parte del recorrido se desarrollaba junto al mar. Ello nos llevó a lavar exhaustivamente ambos vehículos con agua no salada, con el fin de evitar la erosión que puede producir en un vehículo el constante contacto con el agua salada del mar.

Después de realizar con dos unidades un recorrido muy similar al de los participantes del Dakar. Un recorrido duro, durísimo, capaz de poner a prueba a las mejores mecánicas del planeta afirmamos que el nuevo D-Max es un vehículo muy superior en todos los aspectos a su antecesor.

El merito es mayor si tenemos en cuenta que los vehículos debían soportar una importante carga en sus respectivas cajas. Es importante remarcar que en una unidad han viajado dos personas y en la otra, tres. Ello quiere decir que cada una de estas personas lleva en el vehículo una serie de objetos personales. Pero sobre todo, hay que tener en cuenta que cada vehículo incorporaba dos ruedas completas de recambio. Para equilibrar el reparto de pesos, estas ruedas fueron ancladas en un soporte especial al estilo de los vehículos de competición, ubicadas justo encima del tren trasero. Tampoco debemos olvidar los kilos que suponen el agua potable, el combustible, etc.
En lo que respecta al consumo de combustible, el motor de tres litros mostró dos caras bien diferenciadas. Podemos establecer dos bloques, de los cuales el primero sería desde la capital lusa, Lisboa, hasta el sur de Marruecos. En esta parte del recorrido el combustible que podamos encontrar en las estaciones de servicio suele tener una calidad muy aceptable. Pues bien, las medias rondaron siempre los 9 litros/100 km, a veces ligeramente por encima, a veces por debajo, pero siempre moviéndose en esos valores. En cambio, la segunda parte del recorrido, con mucha más arena y con gasoleo de menor calidad, nos deparó consumos medios que llegaron a rozar los 20 litros a los q00 km. Una vez vueltos hasta Lisboa, en el global de nuestra aventura, el consumo exacto de los D-Max fue de 14,7 litros a los 100 km.
Los neumáticos, una elección siempre vital en terreno africano, eran unos BF Goodrich All Terrain, en medida 245/70R16. La ficha técnica del vehículo admite anchuras desde 225 hasta 275, pero la medida original nos pareció un buen compromiso de comportamiento, buscando una cubierta que no incrementará caprichosamente los consumos, que fuese poco ruidosa y a la vez, eficaz en la arena. Su rendimiento fue óptimo e incluso en la zona norte de Mauritania nos permitió avanzar sin problemas con presiones normales de inflado. Ya en el sur de este país, los últimos 250 km fueron realizados con presiones más bajas, ganando en eficacia sobre las dunas.

Más atractivo

Al margen de la aventura en sí, decir que el nuevo pick-up de la firma japonesa destaca por sus cambios estéticos, por un lado, y de motorizaciones por otro. En el look exterior del modelo destacan los nuevos grupos ópticos, tanto delanteros como traseros, que incrementan su efectividad, la nueva calandra y en la parte trasera cambian las protecciones bajo el portón de acceso a la caja. En el interior, el salpicadero mejora en calidad de materiales y avanza en diseño, destacando los nuevos relojes de fondos azules. En ese mismo cuadro de mandos se deja un espacio en el que se puede instalar un navegador. Además, se renueva y mejora la tapicería de los asientos, algo fácilmente comprobable recurriendo simplemente al tacto, pero que nosotros hemos podido comprobar durante cientos de kilómetros en las zonas más inhóspitas.
El motor es un nuevo bloque de 3.0 litros, con una potencia máxima de 163 CV y un par máximo de 360 Nm y está asociado a un cambio manual de cinco velocidades, o bien a un cambio automático de cuatro relaciones. El modelo completa su sistema de tracción con una reductora que acompaña a las dos motorizaciones y que, especialmente en África, se nos antoja como imprescindible para superar ciertos obstáculos. Este propulsor cumple con la normativa Euro IV de emisiones.
La vida a bordo es muy confortable, nada tiene que envidiar a un Sport Utility. El equipamiento incluye aire acondicionado, dirección asistida, el cierre centralizado, los elevalunas eléctricos, etc. La seguridad está reforzada con elementos como los airbag, el ABS+EBD o el cambio automático.


Bien es cierto que tras la aparición del nuevo Grand Vitara la estética de esta generación ha quedado un tanto anticuada. Además, debemos tener en cuenta que precisamente esta versión, con su larga batalla de 2,8 metros y sus sobredimensionadas puertas traseras -así definidas para facilitar el acceso a la tercera fila de asientos- cuenta con una línea, especialmente en su vista lateral, un tanto extraña. Pero si lo que se pretende es practicidad ante todo no hay duda de que esta variante continúa siendo una opción válida, ya que la capacidad interior de este XL-7 es muy buena para su tamaño, similar a la de otros TT largos, pero en un formato exterior mucho menos voluminoso.

En campo las pistas son el hábitat natural para este modelo, ya que su larguísima batalla dificulta la superación de obstáculos más complicados.

En resumen, nos encontramos ante una versión que, si bien no está a la última en cuanto a estética, presenta una elevada capacidad interior dentro de un formato exterior reducido, una versión que en la práctica carece de rivales directos en el mercado.

 
ISUZU D-MAX
 Tipo: Diésel, 4 cilindros en línea.
Cilindrada: 2.499/2.999 cc.
Alimentación: Inyección directa por raíl común.
Potencia máx.: 136 CV a 3.600 rpm / 163 CV a 3.600 rpm.
Par máximo: 280 Nm (1.800-3.400 rpm) / 360 Nm (1.800-2.800 rpm).
Tracción: Trasera o total, reductora.
Cambio: Manual 5v/ manual 5v (Aut 4v).
Suspensión delantera: Independiente.
Suspensión trasera: Eje rígido.
Frenos (del./tras.): Discos ventilados/tambores.
Neumáticos: 245/70R16 (doble cab.)
Largo x ancho x alto: 5.035x1.800x1.735 mm (doble cab).
Batalla: 3.050 mm.
Depósito: 76 litros.
Ángulos ataque/salida: 34,6º/23,3º.
Altura libre: 225 mm.
Radio de giro: 6,1 m.
Garantía: 3 años ó 100.000 km.
Internet: www.isuzu.es
 
   

 

Comparte este contenido en:

Buscar en "Noticias"
Ofertas Tienda
Secciones
Noticias
Edición Digital
Libros Digitales
Revista Base 4x4
Ecológicos
Clubes y Actividades
Guía de Clubes
Actividades a largo plazo
Relatos de Clubes
Dar de alta un Club
Conócenos
Datos de Contacto
A tener en cuenta
RSS
Protección de datos
2008 - Todos los derechos reservados.